miércoles, 10 de octubre de 2007

CUENTO: EL RELOJERO Y LA COSTURERA

CARTA
Señor Rubio: Leí su cuento “El relojero y la Costurera”, y debo decirle que me gustó mucho, llegó a mis manos gracias a una capacitación que recibo en la Escuela donde laboro.
El cuento me hace caer en la cuenta de algunas cosa, por ejemplo que nunca somos lo demasiado grandes para leer y disfrutar de un buen cuento, también que así como medio bigote y 1 trenza están enfrascados en su trabajo, muchas veces le dedicamos demasiado tiempo a las labores del día a día, dejando de lado cosas maravillosas como compartir con otras personas –hijos, esposo, padres, amigos...- de dedicarnos un tiempo a nosotros mismos.
Tal vez es hora de hacer un alto y pensar en lo que es realmente importante para no dejarlo pasar.
Gracias por compartirnos su talento.

Lorena Rodríguez R.